Historia

La toponimia de este lugar, el origen de su nombre, es fácilmente deducible. Su sonoridad castellana y su indudable referencia a un elemento aun existente nos lo pone muy fácil: se debe su apelativo a un gran pozo situado en la vaguada que rodea por el norte al pueblo.

Desde su reconquista figuró como aldea de Guadalajara, estando encuadrada en su Tierra y Común. En 1428 lo separó de esta Comunidad el rey Juan II de Castilla, y se lo dono a su hermana la infanta doña Catalina, aunque al año siguiente, en 1429 se lo confiscó y volvió a pasar a la Corona. Un año después, en 1430 por nueva donación del rey Juan II, paso al poderío de don Iñigo López de Mendoza. A lo largo de su vida, este magnate lo cambió, junto con otros lugares alcarreños (Atanzón, Pioz y los Yelamos) también de su propiedad a don Alvar Gómez de Ciudad Real el viejo, secretario real, por lavilla de Maqueda, el año 1469.

Ganó el título de villazgo, en el siglo XVI, y continuó, desde la mitad del anterior, hasta la disolución de los señorios, en el XIX, en poder de la familia de los Gómez de Ciudad Real. Así en el último cuarto del siglo XVI era su señor don Pedro Gómez de Ciudad Real y de Mendoza, casado con doña Catalina de Zúñiga y Carrilllo, residentes en Guadalajara; y en la segunda mitad del siglo XVIII lo señoreaban don José de la Cerda y Gómez de Ciudad Real, y luego su hijo don Vicente de la Cerda, residente en Zaragoza.

 En el conjunto de su patrimonio monumental, destacan la iglesia parroquial, de estilo románico mudéjar, muy bien restaurada, y el pozo que da nombre al pueblo. Ademas es muy solemne y hermosa la picota o rollo de villazgo, que adorna el centro de su plaza. Sobre unas gradas de piedra, esta picota consta de una columna rematada en sencillo capitel del que, a los cuatro puntos cardinales, surgen sendas cabezas de león magníficamente talladas.

El escudo heráldico de Pozo de Guadalajara due aprobada el 20 de diciembre de 1994 y publicado en el diario oficial de Castilla La Mancha de 30 de diciembre de 1994. Este es su blasonado: escudo español, partido en sotuer por una barra de oro. En el primer cuartel, de sinople, una picota de plata. En el segundo cuartel, también de sinople, un pozo de plata razonado de sable. Al timbre, la corona real cerrada.

Fuente: Heráldica municipal de Guadalajara.

Escrito por Antonio Herrera Casado, Antonio Ortiz García.

Síguenos en Twitter

Aviso Legal | Política de Cookies | Contacto

Copyright © 2015. Ayuntamiento de Pozo de Guadalajara

Plaza mayor, Pozo de Guadalajara,19161

949 272 185 | info@pozodeguadalajara.com